viernes, 8 de mayo de 2009

Curiosidad mefistofélica.

Leo en el blog Trópico de la Mancha cómo Tomás lee con deleite a uno de mis autores favoritos, Thomas Mann y su Doktor Faustus. En ese mismo momento yo estoy leyendo a Goethe, Las afinidades electivas. Hoy en su blog, Tomás menciona a Goethe, esta vez a propósito de Schopenhauer y Marai. Abro mi actual lectura, el inicio de la segunda parte de Del tiempo y el río de Wolfe, y me encuentro con con un título tan revelador como El joven Fausto. Veo (ayer) una magnífica y monumental película sobre Hitler de Syberberg (Primera Parte: Desde el árbol del mundo hasta el roble de Goethe en Buchenwald) y navegando por la red me encuentro con un comentario sobre el Mephisto de Klaus Mann hijo de Thomas...

En junio de 2008, hace casi justo un año, en este mismo blog escribí una reseña sobre La Calera, de Thomas (van tres) Bernhard. Lo curioso es que en los comentarios yo formulaba una especie de anhelo acerca de una de sus obras más destacadas, su pentalogía autobiográfica: que se editara en Anagrama toda junta por unos 20€ en su colección económica. Pues bien, parece que Herralde me ha hecho caso y en junio, precisamente, saldrá tal edición con los cinco libros juntos por solo 21,70 €. Gracias.

Ahora pensaré qué obra deseo que se edite en junio de 2010, y volveré a evocar a Mefistófeles...

3 comentarios:

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

El libro de Mann es de una dimensión pocas veces alzanzada en narrativa. Por cierto, ¿cuánto dura el pacto? ¡Apresúrate...! Gracias. Saludos miles.

Raúl Lázaro dijo...

Iba a leer proximamente Los Buddenbrook pero me gustaría hacerme con Doctor Fausto. Por lo que dices es incluso mejor que la Montaña Mágica... ¿Qué edición tienes?

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

Edhasa, además hay una nueva traducción, creo, de Los Buddenbrook en una edición de bolsillo muy cuidadas. Aunque para estos libros prefiero la que viene cosida y con un tamaña muy cómodo para leerlo. Desde luego, El Doktor Fausto es un novelón. Saludos amigo Lázaro.