domingo, 24 de febrero de 2008

Así se templó el acero, de Nikolai Ostrovski (y II)


Realismo socialista y metaficción.

Se asocia el recurso a la metaficción con la literatura moderna y posmoderna, con los claros antecedentes por todos sabidos, el Quijote en primer lugar. Decía Vila-Matas en un artículo sobre Piglia aparecido en la revista literaria Quimera(*), que la primera obra donde se utiliza la metaficción era el Quijote. Parece que había consenso. Sin embargo si entendemos como metaficción el recurso de la ficción dentro de la ficción, de la referencia a la creación literaria dentro de la narración o incluso la autorreferencialidad de la propia obra dentro de la obra (como en la Segunda parte del Quijote), también hay que decir que hay algunos precedentes en la novela de caballerías. Es en el Belianís de Grecia**, donde el autor decide contarnos que no puede seguir con la narración porque se ha perdido el resto del manuscrito, haciendo una elipsis narrativa que Cervantes interpreta como una falta de ingenio creativo, y que sin embargo, aun siéndolo plantea la posibilidad de si la metaficción solo es tal cuando se realiza conscientemente o también es un recurso válido cuando sale por azar. Seguramente en este tipo de argumentación se basan aquellos que restan valor a Cervantes al tiempo que elogian el Quijote, práctica ésta muy de moda en algunos escritores del siglo pasado. Y si la referencialidad a Cide Hamete es válida también lo sería su antecedente en el Belianís.

Esta introducción viene al caso de la metaficción en Así se templó el acero, paradigma del realismo socialista. Recordad el magnifico cuento de Roberto Bolaño, Sensini, en el que Bolaño recurre a la metaficción por partida doble, por un lado, escribiendo un cuento sobre un escritor que escribe cuentos, y, por otro, haciendo que el personaje del escritor que escribe cuentos decida presentar a concurso sus cuentos, al tiempo que el propio Bolaño presenta a un concurso el cuento que estamos leyendo y lo gana. Decía Bolaño a este respecto que el cuento no hubiera tenido sentido si no hubiera ganado el certamen, desde luego no hubiera sido tan autorreferente, pero seguiría siendo, creo yo, un magnífico cuento. Haciendo un paralelismo, el final de Así se templó el acero cuenta las vicisitudes de Ostrovski para escribir la novela, y la noticia de su publicación.

En la novela de Ostrovski, hacia el final de la misma el protagonista esta cada vez más enfermo, pierde la movilidad y se queda ciego, es aún joven pero no puede trabajar ya y decide ponerse a escribir pero es rechazado por no tener buena redacción. Sin embargo, decide sobreponerse a la situación.


¿Pero cómo va a trabajar usted?
Pável sonrió tranquilamente:
-Mañana me traerán una especie de falsilla de cartón. Sin ella no puedo escribir. Unas líneas se montan sobre las otras. He estado buscando la solución por largo tiempo y he hallado que las tirillas de cartón no dejan que mi lápiz se salga del marco de la línea recta. Escribir sin ver lo escrito es difícil, pero no imposible. Me he convencido de ello. Durante mucho tiempo no me salía nada, pero ahora he comenzado a escribir con mayor lentitud, trazando cuidadosamente cada letra, y resulta bastante bien.

Pável comenzó a trabajar.
Pensaba escribir una novela dedicada a la heroica división de Kotovski. El título salió de por sí:
"Engendrados por la tempestad."
Desde aquel día, toda su vida se dedicó a la creación del libro.



En realidad Así se templó el acero comienza con la historia de la división Kotovski. A esta obra el autor dedica 5 años de su vida (de 1930 a 1934), es su primera obra y la única que consigue terminar. Después comienza a escribir Engendrados por la tempestad (o Nacidos por la tempestad), pero no la termina puesto que muere a los 32 años en 1936. Es decir, que cuando escribe ese pasaje en Así se templó el acero, Ostrovski dedica toda su vida a la creación de ese libro y no del siguiente que aún no ha comenzado y al que dedicará mucho menos tiempo.
Siguiendo con esto, también nos habla de la entrega del manuscrito del libro que tenemos en las manos:


Tres capítulos del libro ideado habían sido ya concluidos. Pável los envió a Odesa, a los viejos combatientes de la división de Kotovski, para que le comunicaran su parecer, y pronto recibió de ellos una carta encomiando la obra, pero el manuscrito perdióse en correos, en el camino de vuelta. El trabajo de seis meses había desaparecido. Esto fue para Pável un golpe terrible. Se lamentó amargamente de haber enviado el único ejemplar qué tenía sin haberse quedado con una copia.


Y más adelante:


Fue escrito el último capítulo. Durante unos días, Galia leyó a Korchaguin la novela.
Al día siguiente, el manuscrito sería enviado a Leningrado, a la sección de propaganda y cultura del Comité regional. Si allí daban al libro "billete para la vida", lo entregarían a la editorial y entonces...



Donde queda claro que la referencia a Nacidos por la tempestad es simplemente un encubrimiento más del personaje Pavka Korchaguin en Nokolai Ostrovski, y por consiguiente de su obra Así se templó el acero en un título que sin embargo usará para un futuro trabajo.

Veamos el final:


El silencio de la editorial se hizo amenazante.[...]

Muchos días después, cuando la espera ya se había hecho insoportable, la madre, emocionándose no menos que el hijo, gritó al entrar en la habitación:
-¡¡¡Correo de Leningrado!!!
Era un telegrama del Comité regional. En el papel había unas breves palabras: "Novela calurosamente aprobada. Se pasó a publicación. Le felicitamos por la victoria."



De este modo, una novela del realismo socialista contiene elementos aparentemente ajenos a su doctrina como son la metaficción y la autorreferencialidad. Para mí fue un hallazgo hermoso, porque me permitió juzgar la obra al margen (o también al margen) de su contenido ideológico.




---------------------------------------------


((*): Quimera nº 280 , marzo 2007.

(**): En nota al pié de la página 72 de la Primera Parte del Quijote, el profesor californiano Luis Andrés Murillo escribe: (...) Al dar fin a su libro, dice el autor, Jerónimo Fernández, que bien quisiera referir los sucesos que deja pendientes, "más el sabio Fristón, pasando de Grecia en Nubia, juró había perdido la historia, y así la tornó a buscar. Yo le he esperado, y no viene; y suplir yo con fingimientos a historia tan estimada, sería agravio; y así la dejaré en esta parte, dando licencia a cualquier otro a cuyo poder viniere la otra parte, la ponga junto con ésta, porque yo quedo con hasta pena y deseo de verla". Cervantes a su vez parodia este tipo de fingimientos. El Belianís fue publicado en 1545.


Nota: si alguien está interesado en esta obra hay una adaptación cinematográfica de 1942 del director Mark Donskoy aquí .

12 comentarios:

TOMÁS dijo...

Me han encantado estas referencias de obras del realismo socialista. Las anotaré para su futura lectura. Asimsimo, el tema de la metaficcionalidad es un debate amplio y aún en proceso. Ya lo discutieremos.Un saludo.
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Lázaro dijo...

Hablando de realismo socialista, el otro día en la feria del libro de viejo aquí en Pucela, encontré El Don apacible, que es una novela que no encuentro ni en las bibliotecas, menos aún en las librerías, y resulta extraño por cuanto Sholokov es un premio Nobel... pero cuando pregunté el precio me dijeron que 24 euracos, así que no lo pillé, que ya me había gastado 30 en unos libros de Burroughs, Sarduy, Bellow, Umbral, Cocteau y Althusser...
Así que finalmente me vi, en mi nueva pantalla de LCD de 37" Full HD la película de cinco horas y media de Gerasimov que es monumental.
Todo esto simplemente para aprovechar y mandarte un saludo cordial.

pal dijo...

Que comentario tan ... bonito.
Hace años que no me pasaba que al margen del mundo académico- digo, esto es un blog- alguien me explicara una perspectiva de alguna lectura.
Gracias.
ps y llegué porque buscaba entender una cita de H. Arendt je! era otra novela eso si.. je...

Talita Cumi dijo...

"ASÍ SE TEMPLÓ EL ACERO" ES UN LIBRO QUE LEÍDO MUCHAS VECES A LO LARGO DE MI VIDA, ES ¡¡MUY HERMOSO!!

LA PRIMERA VEZ QUE LO LEÍ TENÍA 15 AÑOS Y ESTABAMOS VIVIENDO EN UN HERMOSO PAÍS SOCIALISTA EN CHILE.
HOY TENGO 51 AÑOS, Y EN MI MEMORIA ESTÁN LOS JÓVENES COMBATIENTES BOLCHEVIQUES, PAVKA KORCHAGUIN(NIKOLAI OSTROVSKI), SU HERMANO ARTIÓM, SHERIOZHA Y SU HERMANA VALIA BRUSZHAK ENTRE OTROS.

Raúl Lázaro dijo...

Gracias pal por tu comentario. Eso me anima.
Talita, a mi la obra me gusta, pero no dejo de sentir cierta repugnancia en comprovar cómo se interpretó eso que Engels y Lenin decían hacerca de el Estado "transitorio" al comunismo sin Estado: una suerte de Estado donde los poderes represivos del Estado burgués fueran substituídos por el proletariado. Es decir, que esa bella idea del socialismo que plantearon Marx, engels y hasta Lenin, en la época de stalin se convirtiera en un Estado donde todo el mundo era poicía: consecuencia: la delación, el espionaje, el revanchismo y toda esa basura se conviertieron en un hecho político que, dirigido contra los socialdemócratas, los anarquistas y sobre todo los trotskistas, me repugna sobremanera. Y desde luego Korchaguín no escapa a éste hecho, por mucho que lo rodee de ternurismo Ostrovski. Quizá hubiera sentido otro tipo de cosas de haberla leído a los 15 años...

Luis Alberto dijo...

Muchachos: Recuerdo perfectamente la emoción con que terminé de leer "Así se templó el acero", yo iba en la pagina cien y algo cuando vino el Golpe militar del 11 de Septiembre del 73. Yo tenía 13 años y en medio de las balas y los helicópteros yo leía escondido de mis padres. leía y quemaba las hojas. Mi libro se desencuadernaba, edición de Editorial Nacional Quimantú. Gracias por la referencia y la valoración de un libro, qué, a pesar de las aguas bajo todos los puentes, sigue vivo porque era arte de verdad .

Manuel dijo...

Un saludo cordial desde Peru, que maravillosa obra la de "Asi se templo el acero", lo lei a los 17 años y marco mi juventud en adelante y mi vocación literaria de aficionado, su sencillez en su creación, el drama vivido en esos duros años, de guerra, de desconcierto, de los jovenes sovieticos, es imposible olvidar sus personajes memorables, su gran amigo Serioszha, su hermana valia, Su madre y su hermano artiom, su gran amor que lamentablemente no llegaron a casarse como fue Tonia Tumanova, creo que no pocos sintieron en sus sentimientos que este amor no llegara a tener un final feliz, la gran fortaleza de Pavel Korchaguin en esa epoca importante de la historia sovietica, su valor, sus ideales, podemos discrepar de puntos politicos todos nosotros, no soy partidario del comunismo, solo enfoco los valores como seres humanos que brindamos en favor de salvar honras, de implantar justicia, este personaje literario marca con creces una imagen en el ya fenecido siglo XX, dejando un recuerdo imborrable por su breve paso en la vida y reconfortado por los ojos de quienes pudimos leer esta obra clasica.

carmen dijo...

Esta obra lo oí, en una exposición que hicieron mis compañeros, que no tome importancia, pero sí me acuerdo cuando el profesor describió su enfermedad de Pavel, al pasar los años quise saber cual era el título de la obra, pasaron dos años y supe el título luego, tres años para conseguirlo el libro, me empeñé en leerlo porque conocía al literato Sulca Effio que es hemipléjico a pesar de ello siempre lo veía escribiendo sus poemas en quechua, perteneció a la guardia civil y docente de literatura cuando lo vi postrado en una cama, sin poder hacer algo con su cuerpo lloré, sin embargo me di cuenta que aquel enfermo tenia valor además de ser impetuoso, gran hombre de teatro. vi su recuperación no es mucho, pero esa inquietud de recibir a diferentes personas en su casa y seguir enseñando la literatura y cualquier apoyo que le pide la gente. Apenas se mueve con su silla de ruedas y cuando lo veo coger el lapicero veo el gran sacrifico de escribir letra por letra y además de hacer teclear cuando escribe en la computadora, fue por esa razón que dije: "debo leer Así se templo el acero, antes de irme a la tumba" y es una obra que valió la pena buscarlo entre viento y mar obra maestra dónde Pavel Korchaguin lo hago parecer a este escritor ayacuchano y juro que no quería llegar a la última página; pero llegue y lo que admirable es que Nikolai y Pavel mueren felices porque ganaron la victoria "ser útiles a la sociedad a pesar de su muerte..."además rescato estás frases que para mi son célebres.
"Quiero saber si lo que hago está bien, si es bueno y útil para la sociedad"
"Los que hayan de revelarse, que se revelen"
¡Me consideran un combatiente en filas!... No todo esta perdido para mi.
!sí, daba miedo morir a los 16 años!¡Pues la muerte era no vivir más!
"Un siglo vivirás, un siglo aprenderás y ala vejez tonto te quedarás"
"He aquí donde se templa el acero en la noche cavaban la tierra con el acero de sus bayonetas en la víspera de la salvación (dar calor con leña fuente de calor y vida) lindas frases que existe en el libro reflexión para toda la humanidad.
¡Qué viva Ayacucho, Perú! y también José María Arguedas gran andahuaylino

R.L. dijo...

Amigos Talita Cumi, Luis Alberto, Manuel, sois muy amables al aportar vuestro comentario en mi blog, lo interpreto como una necesidad personal de aportar vuestra experiencia respecto a la lectura del libro, cosa que está muy bien. Digo que lo interpreto así porque, desde luego, vuestro entusiasmo no coindide en absoluto con el mío, puesto que como queda claro en las dos partes que dedico a reseñar la obra, a mi me gustó la obra y la doy una valoración alta en cuanto a lo literario, pero me parece repugnante en cuanto a lo ético, político o como queraís llamrlo. Por dos razones: la primera, porque Ostrovski representa la encarnación del estalinismo y como tal, defiende la delación, la represión, la aniquilación de todo enemigo político de izquierdas, de toda disidencia y no solo disidencia sino discrepancia. Y segundo, porque defiende una moral que, amparándose en ser antiburguesa defiende valores morales de un conservadurismo casi cristiano, como la decencia y demás mierdas en lo referente al sexo: los extremos se tocan. En lo referente al estilo, y como no podía ser de otra manera, al no poder ir separado del contenido, abusa de un vomitivo ternurismo hacia un personaje que es el propio autor, lo cual es el colmo de la autocomplacencia. Amiga carmen, lo que usted defiende es lo que defienden los protestantes, el valor añadido del trabajo y el exfuerzo sobre "la obra en sí", y yo por ahí no paso, me da exactamente lo mismo como escribía Ostrovski o Sulca Effio; Borges, que era un fascista, también era ciego y escribía con la cabeza que es como se debe escribir, digo yo.
Todo esto lo digo con el mayor respeto a vuestras opiniones, pero con la más que razonable duda de que hayáis leído o entendido algo de mi crítica.

Gracias a todos.

martaflores.5,blogspot dijo...

Hola: hace unos 40 años leí con pasió esa novela. Como otras de la época de Lenin, era épica y muy adecuada al fervor de los 70. Recuerdo episodios heroicos protagonizados por mujeres, por ejemplo la amiga de Pável que no quiso "transar" con un jefe blanco que le dijo "si no venís conmigo te entregaré a mis cosacos" algo que hizo antes de fusilarla, claro. Pero ella murió como heroína. Aquí hay algo sobre la condición de la mujer que también el régimen stalinista olvidó y mandó a las mujeres a casa a "criar buenos hijos socialistas."
Me parece que puede entender mejor el libro y esto de "mandar la novela a la aprobación de Moscú" si se lee en la armófera de los escritos de Lenin sobre la literatura y el partido.
En fin, un placer recordar una de mis novelas preferidas durante la adolescencia. Chau

R.L. dijo...

Agradezco mucho su comentario, pero Ostrovski escribií y publicó su libro durante el estalinismo al cual apoyaba con fervor, unos diez años llevaba Lenin criando malvas, bueno, es un decir porque estaba embalsamado, claro, pero no en cualquier caso no se trata de la época de Lenin.

Anónimo dijo...

Solo se que todo los que visitan el blog estan maravillados de la obra de Ostrovski, a mi tambien me gusto.

Saludos.

PD: Me sumo a los muchos que le gusta la obra en parte porque esta basada en hechos reales.